jueves, 11 de diciembre de 2008

El Ultimo Viaje





La cultura occidental, caracterizada por la ilimitación, por el hombre que todo lo puede, choca contra una barrera infranqueable, la muerte. Se nos prepara para vivir en las mejores condiciones, sin embargo nadie nos enseña a iniciar el último viaje, ni a gestionar el duelo.
El 5% de la población sufre anualmente la pérdida de un ser querido muy cercano.
ASUMIR LA MUERTE Y EL DOLOR QUE CONLLEVA SON ASIGNATURAS PENDIENTES DE LA CULTURA OCCIDENTAL.
Un 10% de los que pasan por un duelo poseen un alto riesgo de suicido o alteraciones psíquicas.
La pérdida de un ser querido se considera el factor más estresante en la vida de una persona, especialmente si se produce de forma imprevista y se trata de un hijo. La duración media del duelo oscila entre seis y doce meses, sin embargo un 30% de las personas que piden ayuda médica lo hacen por un duelo no resuelto. De ahí la importancia de elaborar y superar el proceso doloroso, que ocasionan las ausencias.
“El último viaje” proyecta luz sobre aquello, que tradicionalmente ha sido oscuro y sombrío. Sus protagonistas, nos acercan a una nueva mirada hacia la muerte. Han aprendido a aceptarla, como la parte última de la vida que es y ha dejado de ser una experiencia destructiva, para convertirse en una vivencia liberadora.
El documental muestra que “ocuparse” lo antes posible de la muerte, no significa una evasión de la vida, sino que contribuye a un crecimiento personal como seres humanos.
Enseñar a los demás, a saber qué puede hacerse antes, durante y después de esos momentos trágicos, es decisivo. Los grupos de duelo han ayudado a los protagonistas de “El último viaje” a lograr vivir con los vacíos, porque sólo “dándole palabra a la muerte, se le da valor a la vida”.






EL ÚLTIMO VIAJE” se emitió en DOCUMENTOS TV el martes, 9 de diciembre de 2008 a las 22:45 en La 2 de TVE.






Para más información y para poder ver el documental pincha en este enlance.

4 comentarios:

LlunA dijo...

No se habla de la muerte. Es como un tabu..un misterio. Así pues no podemos estar preparados para ese sentimiento que nace tras la perdida de un ser querido...
Cada uno, supongo, que hace lo que puede...
Debe estar muy bien ese documental, echaré un vistzo.
Un abrazo

Ybrim dijo...

Lo vi y me impresionó más lo que no se dijo que lo que sí. Todo ese dolor frenado por palabras, esas palabras que son necesarias decir para que los demás no sufran, para sobrevivir con la mejor de las actitudes posibles ante el sin sentido de la vida.

Pero detrás de esas palabras que no me creo hay un hombre que busca entre las piedras a su hija amada, con un dolor que no conoce el descanso, que es de cualquier tiempo, cultura y sociedad.

La Solateras dijo...

Yo no ví el documental y seguramente sería muy interesante. Yo de este tema lo único que puedo decir es que hay que asumir que la muerte y el sufrimiento que conlleva forman parte de la vida. Vivimos en una cultura que huye del sufrimiento y lo quiere enmascarar con todo tipo de disfraces, llámese alcohol o medicamentos o ayuda psicológica. Soy de la opinión de que al sufrimiento y al dolor hay que mirarlos a la cara y afrontarlos, interiorizarlos; dejar que el tiempo haga su trabajo y saber que algunas cosas no tienen cura y hay que vivir con ellas.

Anónimo dijo...

Raquel,

Muchas gracias. Lo tendré en cuenta, supongo que ya sabes que hace poco hemos tenido una perdida en la familia.

Besos y feliz navidad.

Un fuerte abrazo,


Mercè Ventura