miércoles, 3 de octubre de 2007

Tarjeta amarilla


Lo que me faltaba...si ya ando últimamente que parece que todo es cuesta arriba y con la lágrima en el ojo casi de contínuo...pues venga...toma....ahora fútbol.

No, si me parece estupendo que mi hijo quiera practicar deporte, se le ve con ilusión y ganas de ello, pero a mi no me parece tan idílico. Quizá todo radica en que jamás le imaginé detrás de un balón...claro! me tenía acostumbrada a las enciclopedias, a los animales, a todas esas cosas que producen sosiego...y ahora el chaval está loco por el fútbol.

Esta misma tarde empieza los entrenamientos en un equipo infantil del municipio. Y me tiemblan las piernas, me parece que si a mi me dieran ahora mismo el balón ...no una chilena...pero si una japonesa de esas que hacen Oliver y Benji....que mandan el balón a miles de años luz....

Y es que me da pánico, pongamonos serios...él no será nunca un Messi, ni un Raúl, ni por asombro, ni siquiera el mejor en la liga juvenil, le gusta chutar y punto. Pero vengo observando hace tiempo que a los niños ya de pequeños se les mete en el cuerpo aquello de la competitividad y de ser mejor que nadie...a los malos una patada y un insulto para que se desmoralizen de todas. El deporte en los niños tendría que ser entendido como algo beneficioso para su cuerpo, para su mente....para que sean seguros de si mismos, de lo que son, de quienes son los demás....para que aprendan a convivir en grupo y aceptar unas normas, pero sobretodas las cosas para que se diviertan.....para que sigan siendo niños.


Según Unicef: el fútbol es un instrumento educativo valioso que puede ayudar a los niños a superar traumas y frustraciones...dice también que es una forma de educar a los niños en sus relaciones con los demás, a divertirles, a protegerles de la violencia....

Ja! de la violencia.....pero si estoy harta de presenciar partidos en que hasta los mismos padres y madres alimentaban esa violencia mientras despachaban cientos de bolsas de pipas compulsivamente.

Luego está otra...esa de que muchos apenas pisan terreno de juego, porque no son tan buenos como otros, porque simplemente el objetivo del juego es ganar y fulanito solo contribuiría a la derrota.

LLevo días dándole vueltas a la cabeza y me estoy estresando que no veas....soy consciente de que no puedo protegerle de nada y que la ilusión no se la puedo quitar....si ha de desengañarse que sea él mismo quien lo haga...no quiero ser obstáculo.Pero me preocupa....es un ser muy especial...con mucha sensibilidad y no sé hasta qué punto todo esto será positivo para él.

No sé si en estos momentos necesito una palmadita o por el contrario una regañina.


Supongo que de ahora en adelante a Daniel el mundo le está esperando para mostrarle su cara más dura....y seguro que más de un esguince...


Marcos...a tí me encomiendo...

6 comentarios:

La Solateras dijo...

Sherpa, que juegue al fútbol. No podemos sobreprotegerlos -bueno, yo ya pasé esa fase- ni tenerlos en una burbuja. El mundo es como es y tienen que vivir en él.

Zazpi dijo...

HI! supongo qeu la preocupacion es normal pero el comportamiento de algunos padres sobre el terreno de juego es patetica como se puede llegar aqui?

entiendo qeu estes liada con que o como?
pero lo que dices tu es lo cierto, cada uno tiene que sufrir sus derrotas, de eso depende qeu seamos mas concientes de todo.

Nikus*

Darilea dijo...

Ays sherpa me vas a tener por aqui leyendo tus comentarios, porque estoy en la misma situación que tú.
Hasta ahora pude convencer a mi hijo de que había otros deportes mejores pero este año, no se lo he podido quitar de la cabeza, así que por lo menos lo que espero es no ver a ningún padre acordandose de la madre que lo parío, por que eso es de lo más bonito que se suele oir, en partidos infantiles y creeme que es una verdadera lastima.
Un beso.

Jenipher ® dijo...

UY...


Felipe que cumplió 7 años hace recién un mes, este año comenzó con clases de fútbol... y está contento, pero tampoco es una idea que me guste, de hecho, no sé si será el más malo, pero entre esos está... yo lo imaginaba con una raqueta de tenis en sus manos... y mira, harto más grande la pelota que tiene ahora entre ceja y ceja...

Sip...
seguro que Marcos desde lo más alto lo mira y lo cuida... de todos modos Sherpa, son cosas que los niños tienen que hacer, las tienen que pasar, para ellos mismo decidir más tarde qué es lo que les gusta o no...


besos muy grandes...

LlunA dijo...

Sherpa, tranquila!! Jugando al futbol se distraerá de la rutina de los libros, liberará tensiones...y quien sabe...quizás sólo le dure un ratito la vena del futbol..quizá tenga 40 años y siga jugando por echar el rato con los mismos amigos.
No te agobies!!!
besotes

zel dijo...

Pués Sherpa, yo una regañina, creo que de voy a dar, síííííí´, tienes toooda la razón, en todo, también yo pasé por eso, pero de verdada, el futbol no le hará ni mejor ni peor de lo que és, encontrará un escenario donde sus cualidades humanas, que creo debe tener por el hecho de ser hijo tuyo (se nota, las transmites)iran forjándose y madurando. Mi consejo es que asistas poco a los encuentros al principio y te ahorras mucho susto conlos papas que andan por allí, bueno y las mamas, que algunas.... Mi hijo el mayor juega de portero y cuando tenía unos 11, oí como la mamá de un delantero contrario le decía a su hijo "corre, dale fuerte, reviéntale..." a quien debía reventar era al mio, que estava allí, bajito aún bajo esa enoooorme portería... Pero bueno, de esto también aprenden, y tu harás el balanceo. Besos, no es la primera vez que vengo a leerte y me enterneces.